Miércoles 23 de Noviembre de  2022 // 23:31 hs
REALEZA ESPAÑOLA

El peor momento del tío de Victoria Federica: desahucio y depresión

En un suceso que han calificado de “inesperado”, Ignacio de Marichalar le dejaría la responsabilidad y el papeleo a su esposa, Fernanda.

El peor momento del tío de Victoria Federica.Fuente: Twitter @bekiaes y Pinterest.
Escrito en REALEZA el

El día de ayer medios como El programa de Ana Rosa revelaron que Ignacio de Marichalar, el tío de Victoria Federica, fue desahuciado de su domicilio junto a su esposa por no pagar la renta mensual del inmueble. La reportera de Telecinco daría los detalles en su espacio con el calificativo de “inesperado”. 

Además, ella comunicaría que el comportamiento del ex cuñado de la Infanta Elena no fue cordial, ya que habría amenazado a la propietaria de la residencia para que no divulgara la información del desalojo. Ignacio y su esposa Fernanda vivían allí desde hace un año junto a sus cuatro hijos, “los únicos que se integraron con el vecindario”, así lo describen algunos vecinos que no se encontraban de lo más contentos con ellos. 

A pesar de todo, el desahucio se llevaría a cabo pacíficamente y sin ningún altercado por parte del hermano de Jaime de Marichalar. No obstante, lo que llama la atención es que preferiría no estar en el momento de la intervención, por lo que fue su mujer la encargada del papeleo, cosa que sorprendió a la propietaria. 

El asunto tuvo lugar el pasado lunes 21 de noviembre, por la mañana cuando llegaba un camión de mudanzas para recoger las pertenencias de la familia. Dos horas después, el patriarca Ignacio abandonaría el inmueble en coche, con aspecto tranquilo luego de ver a la prensa y sin intención de detenerse para declarar algo. Pasado el mediodía en Madrid, llegaron los judiciales para alzar el acta así como patrullas de la Policía Municipal. 

Ignacio de Marichalar y su esposa Fernanda. Fuente: Twitter @bekiaes

Por otro lado, los vecinos del tío de Victoria Federica no dudaron en pronunciarse para El Programa de Ana Rosa sobre el trato de este hacía más de uno de ellos: “Habla muy, muy mal a la gente”, comentaban. Al cabo de unas horas, saldría Fernanda en un coche y también sin decir palabras. 

Contrariamente, la dueña del inmueble sí compartiría algunos detalles, así como, que Ignacio hizo entrega de las llaves: “Ha ido todo bien, hemos tomado posesión de la casa. Desgraciadamente, hemos tenido que llegar hasta aquí por un impago continuado de la vivienda”, relataba.