Jueves 11 de Enero de  2024 // 19:14 hs
REALEZA BRITÁNICA

El TENSO momento del Príncipe Enrique: Es el primer JUICIO en 130 años donde un ROYAL testifica

El Príncipe Enrique tuvo que testificar en el juicio contra los tabloides ingleses, siendo el primer ROYAL en hacerlo desde hace 130 años

Por
Escrito en REALEZA el

Hubo un momento bastante tenso durante el juicio de hoy, 6 de junio para el príncipe Enrique, y es que según el tabloide Daily Mail, el príncipe evadió una importante pregunta. Y es que la polémica es grande, pues cabe destacar que es el primer royal en declarar en un juicio después de 132 años. Asimismo, el abogado acusó al hijo menor de Carlos III de estar "en el ámbito de la especulación total" después de que el duque declaró en el tribunal que "no está seguro" si su teléfono fue hackeado.

En el juicio, el Príncipe Enrique también sugirió que los mensajes de voz del rey Carlos III fueron interceptados por los tabloides británicos. El tenso momento vino cuando el abogado de Mirror Group Newspapers, Andrew Green le contestó al duque de Sussex que "esa no es una respuesta"; dando a entender que las especulaciones hechas por el esposo de Meghan Markle no tienen cabida en un tribunal de justicia.

"¿No estamos, príncipe Enrique, en el ámbito de la especulación total?", le cuestionó Andrew Green al príncipe Enrique quien declaró que "no estaba seguro" de cuál de sus teléfonos había sido hackeado por la prensa inglesa cuando se fracturó el pulgar jugando fútbol en Eton y apareció en los tabloides. Sin embargo, el duque de Sussex ha alegado que alrededor de 140 artículos publicados entre 1996 y 2010 por Mirror Group Newspapers contenían información obtenida mediante métodos ilegales.

Ante las especulaciones hechas por el Príncipe Enrique, el abogado Andrew Green respondió dando al tribunal argumentos bajo los cuales, parece que los detalles en estas historias en realidad provenían de otros medios de comunicación, incluyendo la BBC, así como comunicados de prensa, declaraciones del palacio, del dominio público, de sus ayudantes reales, e incluso comentarios de su madre, la princesa Diana.

Más tarde, el príncipe Enrique sugirió que el rey Carlos III pudo haber tenido sus mensajes de voz interceptados cuando se le preguntó sobre un artículo publicado en Mirror titulado "Fiestas de cocaína, éxtasis y GHB de Enrique", que afirmaba que su padre estaba "preocupado hasta el extremo" por su hijo. Por dicha nota periodística se le cuestionó al duque de Sussex sobre su propio consumo de sustancias ilegales, un acto ilegal, que era de interés público cuando, siendo adolescente, ocupaba el tercer lugar en la línea de sucesión al trono (hoy es el puesto número 5).

Esto ocurrió después de que el duque de Sussex lanzara un ataque extraordinario contra el Gobierno del Reino Unido, calificándolo de "lo más bajo", y de que abordara los rumores de que James Hewitt, supuesto amante de la princesa Diana, era su padre, convirtiéndose así en el primer miembro de la realeza británica en testificar en un tribunal abierto desde 1891. Ya con los ánimos encendidos, el príncipe Enrique no dudó en criticar severamente al número 10 en su histórica comparecencia en el estrado del Tribunal Superior de Londres y también se refirió a Paul Burrell como un "dos caras de mier*a".

¡Londres está de cabeza! ¿Por qué impacta tanto este juicio a Gran Bretaña?

El príncipe Enrique se convirtió en el quinto en la línea de sucesión al trono, pero también en el primer miembro de la realeza en dar testimonio en uno de los tribunales de la Monarquía en 132 años, al demandar al editor del Mirror por supuestos hackeosEl duque de Sussex llegó por la mañana muy bien vestido con un traje azul marino y corbata morada oscura.

En un asombroso desprecio a la convención de que los miembros de la realeza evitan involucrarse en política, el príncipe Enrique arremetió contra el estado de la prensa y el gobierno del Reino Unido, ambos de los cuales cree son de lo más bajo y ruines. Durante su polémica visita a Reino Unido no se espera que el esposo de Meghan Markle se reúna con su padre el Rey Carlos III y mucho menos con su hermano, el príncipe Guillermo.

Y mientras el mundo quedaba cautivado por la histórica comparecencia de el príncipe Enrique, utilizó su púlpito bajo el escudo de armas del Tribunal Superior, que representa a su padre, el Soberano, como un claro mensaje para afirmar lo siguiente: “El antiguo mayordomo de la princesa Diana, Paul Burrell, era un "dos caras de mierda". Además, las historias sobre James Hewitt como su "padre biológico" le hacían temer "que pudiera ser expulsado de la Familia Real", así como temía ser expulsado de Eton por "consumir drogas". 

Finalmente, recalcó que la supuesta paranoia de Diana reflejaba sus propios miedos de que sus amigos lo traicionaran. Encima, mencionó que periodistas hackearon a su novia Chelsy Davy después de que él se disfrazara de nazi en una fiesta de disfraces, así como los ataques personales e intimidación contra él y Meghan por parte del exeditor Piers Morgan. El príncipe Enrique está exponiendo la "criminalidad" de los medios por razones morales, como un soldado que defiende valores importantes.